Virgilio Ruilova, el memorable nadador de aguas abiertas de 80 años: “Nado porque me salvó la vida”

Luego de una gran bofetada de su médico y los excesos, a los 60 años cambió sus hábitos y empezó a entrenar con un grupo de triatletas. A los 63 ya era campeón nacional de su categoría.

Por Paula Silva Leiva

17:00 horas en Caleta Abarca. Se ve a los entusiastas con la llegada de la primavera metidos en el mar y se escucha a un vendedor ofrecer palmeras y barquillos. Parejas de enamorados y gaviotas acompañan este encuentro con Virgilio Ruilova, un hombre de 80 años que llegó como todos los jueves a nadar a la popular playa luego de su jornada laboral como visitador médico.

De lunes a viernes a las 6 y media está en pie, a las 7 está tomando desayuno y antes de las 8 empezando a trabajar en hospitales y consultas médicas. Eso hace hasta la hora de almuerzo. A veces come en la ciudad, si no, vuelve a su casa en Recreo. Luego sigue trabajando hasta las 6 de la tarde. Cuando alcanza el sol, llega a nadar a la playa los días de semana. Su próxima meta es cruzar el Canal de Chacao en octubre próximo, aunque ya ha realizado la travesía en dos ocasiones. Ése es el día a día del “Gran Virgilio”, como le dicen sus compañeros del club de nado de aguas abiertas.

21616529_1513491262060379_1166519581250175343_n.jpg

¿Por qué nadas?
-Mira, ocurre que yo llevé una vida muy desordenada. Yo era vendedor viajero. Sigo siendo vendedor, pero ya no viajo.

Cuenta que el vendedor viajero está lleno de historias y muchas anécdotas positivas, pero arrastra un permanente pesar. Su pena grande es la familia.
Estuvo viajando 3 años desde Temuco a Punta Arenas mientras vivía en Santiago, así que aparecía apenas dos veces al mes por su casa, lo que le trajo por consecuencia mucha chatarra, cigarro y alcohol. Ahogaba las penas ahí junto a sus compañeros. Cada cual vendedor con su tragedia. Fue entonces que alcanzó los 96 kilos de peso con una dislipidemia feroz.

Llegando a una edad que uno esperaría estar pronto a jubilarse, de vendedor viajero pasó a ser visitador médico. A los 58 años se encontraba trabajando en una consulta médica cuando le vino un infarto. De no haber estado allí, la situación hoy sería otra. Estuvo 3 días hospitalizado y a la salida recibió la mejor bofetada de su vida: “¿cómo es posible que dejes las consultas pasadas a nicotina?, ¿cómo es posible que te estés matando de esta forma? Pero lo peor: ¿cómo es posible que estés matando a tu familia?”.

 

El médico le dijo a mi señora que el fumador pasivo es el más malogrado. Junto con eso, le ordenó que botara todos los cigarros de la casa. Que los fumadores como yo escondían los cigarros en la cama, en los muebles, en el baño. Debía botarlos todos. “Y si Virgilio se enoja contigo, yo me voy a arreglar contigo”. Casi me pegó.

 

El cambio
Debió seguir una dieta mediterránea porque eso era salud. Era la única forma. Tenía que intentar salvarse él y sus hijos y le recetaron un medicamento que debía tomar cada 12 horas. Le dijeron que volviera en un mes, si es que seguía vivo.

Justo le salió un traslado a Viña. Lo había pedido hace tres años y se lo dieron a la semana siguiente de ese ultimátum.

Ya en la V región, fue a trabajar a la consulta del doctor Sergio Fuentes, que es un gran triatleta, pero hasta el momento no lo sabía. En la consulta había un viejo cano como él, más o menos sesentón. Sergio le dijo: “Virgilio, ¿por qué no haces deporte? El deporte te va a alejar del vicio, va a mejorar tu vida”. Y lo invitó a entrenar con un grupo de triatletas.

¿Habías hecho deporte antes?
– Yo me reí y le respondí “pero, ¿cómo?  yo no sé trotar, lo más parecido a una bicicleta en lo que he andado ha sido un triciclo, y en el agua apenas manoteo”. Entonces el viejo del al lado me dijo “Virgilio… Se aprende. Que seamos dos viejos. Vamos a nadar”.

¿Y empezaron?
– Me dijo que partiéramos nadando en piscina temperada de 9 a 10 de la noche y eso me cuadró. A esa hora ya no estaba trabajando y estaba muy cansado, entonces nadar en agua tibia me venía excelente.

Empezaron a entrenar, y como si no estuviera exagerando, cuenta que los triatletas parecían lanchas al lado de ellos. Con el otro sesentón se ponían a conversar de política, de deporte, de arte… Hasta que vino el segundo reto. El entrenador les dijo que el par de viejos o se pone a entrenar, o se van, porque eran una vergüenza. Y empezaron a entrenar, pero esta vez enserio.

Claro que mejoraron…
– Acortando el cuento, a los 60 años ya había bajado de 96 kilos a 72. No fumaba, naturalmente había dejado de tomar, y estaba con la dieta mediterránea que mantengo hasta el día de hoy. Me sentía muy bien. A los 60 hice mi primer triatlón.

Apenas tres años después de que comenzó a hacer deporte salió campeón nacional de su categoría. A los 65 cruzó el Canal de Chacao junto al mítico nadador de aguas abiertas, Víctor “Tiburón” Contreras, que fue quien le enseñó a nadar en el mar. En esa ocasión lo acompañó también su hijo Daniel, que tenía 12. Eran 11 niños y lo hicieron sólo con traje de baño, con más o menos 6 grados de temperatura.

¿Tú incentivaste a tu hijo al nado y al deporte?
– Yo lo incentivé y él se motivó. A sus 8 años hizo su primer triatlón.

Cuando nado, me tomo dos o tres bocanadas de agua. Me siento muy bien en el mar. Hay que conocerlo y saber leerlo. Por varias razones dejé de trotar, pero el mar, mientras no tengas una enfermedad invalidante, siempre te va a recibir. El mar es muy noble.

Virgilio dejó de correr triatlón. Con un tono un tanto quejumbroso, revela que le pasó la cuenta. Hoy está con problemas en las rodillas por artrosis.  

“La moraleja es que al hacer deporte hay que estar bien asesorado. Eso es calidad de vida. Yo mejoré mi salud con el deporte, pero empeoró mi calidad de vida en el sentido que me dejó problemas a los huesos y ya no puedo andar en bicicleta, por ejemplo”.

Ahora que solo nadas y no haces ningún otro deporte, ¿notas algún beneficio particular del mar? En tu piel, en cómo te sientes…
-Curiosamente yo me ducho con agua caliente una vez a la semana, y me quedo con el agua de mar. Yo leí lo que expuso una doctora española que vino hace poco a dictar charlas sobre los beneficios del agua de mar y me hizo sentido. Un científico decía que, si el agua de mar fuera dañina, no habría vida animal ni vegetal allí.

Háblame de tus logros más emocionantes en el nado
– El Estrecho de Magallanes, por lo que significaba un tremendo desafío. Tenía 70 años.
Después, la Laguna del Inca, por la altura y el frío. Ahí estuvimos nadando rodeados de nieve. Hicimos el trayecto ida y vuelta con otros nadadores y amigos. Tenemos un buen equipo. La última para la que nos estuvimos preparando fue la del Lago Titicaca. La travesía del Titicaca fue extraordinaria porque era internacional.

¡Y mucho tiempo nadando! Horas…
– Sí, yo estuve 3 horas con 55 minutos nadando, más o menos.

¿Alguna anécdota relacionada a las travesías?
– En las grandes travesías que he hecho, he quedado en todas sin bote guía. Y como yo soy miope, no veo, y como no veo, delego mucho, entonces he nadado mucho más de la cuenta. Me ha pasado en el Estrecho, el Canal de Chacao y el Titicaca.

Virgilio y Jorge, los apodados "hermanos Sin Dolor" por nadar sin traje hasta en pleno invierno.

Virgilio y Jorge, los apodados “hermanos Sin Dolor” por nadar sin traje hasta en pleno invierno.

 

¿Alguna vez no pudiste llegar a la meta?
– No, siempre. Pero hubo una travesía en el Canal de Chacao, el año pasado o antepasado, en la que no pudimos cruzar. Nos sacaron del agua. Yo quería seguir, pero no nos tiraron en el momento oportuno y la corriente nos empezó a desviar mucho. Éramos 204 nadadores y 6 lograron atravesar, pero porque iban agarrados de un bote.

¿Has tenido algún reconocimiento especial? ¿Alguno más emotivo?
– Fui a Perú premiado por el laboratorio en el que trabajo. Fui a pasear y a tener un recreo, pero el gerente de allá quería que hablara de mis logros y de lo que hago. A él le llamaba la atención lo que hacía por la edad; que yo a los 60 años haya dado vuelta la curva. Querer es poder.

¿Por qué nadas?
– El mar nos permite vivir plenamente mientras vivamos, mientras tengamos ganas.

Yo nado porque me salvó la vida. Yo di vuelta la curva. Siempre es posible. De repente uno dice “no”, pero la vejez está en la cabeza.

 

21752345_1513491352060370_1201008481693003373_n21617523_1513491292060376_2849468584019510436_n

Anuncios

8 respuestas a “Virgilio Ruilova, el memorable nadador de aguas abiertas de 80 años: “Nado porque me salvó la vida”

  1. Virgilio un maestro entre los maestros, un caballero, respetuoso, nunca una promesa en falso, grande como visitador médico, muchos han aprendido su trabajo de él y otros desde el otro lado disfrutábamos sus visitas y su cultura amplia y generosa

  2. Soy compañera de Virgilio en el mar. Nadar con el es un honor. Su humor y sencillez hacen de nosotros los mas jovenes a ser mas agradecidos y alegres con.la vida.
    Virgilio lo queremos mucho

  3. Un gran orgullo tener la posibilidad de tenerlo como colega de maleta siempre un gran caballero muy humilde como son los grandes genios de este mundo.
    Un gran cariño por tan bella persona en todos los aspectos

  4. Es un honor conocer a este hombre. Nunca una actitud negativa. Siempre dispuesto a colaborar, a compartir. De palabra sencilla y profunda. Como colega siempre lo he tenido como ejemplo a seguir y me alegro mucho habérselo dicho un día. Es un gran aporte. Digno de todo mi respeto y valoración.

  5. Excelente reportaje a un gran hombre; deportista ejemplar , gran nadador, excelente profesional, amante de su familia y gran amigo….Sin duda un ejemplo a seguir.

  6. Además tiene una sensibilidad social a flor de piel y hace tomaduras de pelo sin arrugarse. Buen hombre Virgilio, conservó por mucho tiempo una botella de licor de menta para agasajar a los invitados, ya que los invitados, preferian otra clase de brebajes.
    Un abrazo
    Roberto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s